A principios de los 70, encontré en la Biblioteca Nacional de París un manuscrito con número 7009 entre los manuscritos y documentos que pertenecían al profesor Collan y despertó mi curiosidad cuando lo hojeé. Lo fotocopié; sin embargo no tardé en descubrir, leyendo un número de la revista del Instituto egipcio, que el orientalista español Ambrosio Huici Miranda había realizado un estudio sobre el manuscrito bajo el título de “La cocina en Marruecos y Al-andalus en la época almohade” en el tomo V (pp. 137-155 de la sección francesa) y lo tradujo al español y público después el texto integro en el tomo IX y XX de la citada revista (1961-1962). Pero a pesar de ello guardé lo que había fotocopiado y saqué también una copia del manuscrito al que volvía a consultar de vez en cuando. Se había convertido en tema de conversación entre mis amigos y yo e incluso me permitía preparar algunas de sus recetas cuando recibía invitados, una oportunidad excelente para descubrir el valor de las recetas que contiene.

Pasaron los años y mientras hojeaba los índices de los manuscritos en la Biblioteca General de Rabat, topé con un manuscrito titulado “Anua’ assaidala fi aluan al at’ima” أنواع الصيدلة في ألوان الأطعمة, escrito con una bonita caligrafía marroquí. Me asombré al descubrir que se trataba del mismo manuscrito, que había publicado Miranda y me llamó la atención mi amigo el Doctor Binbin que existía una copia del libro en la Biblioteca Real, aunque descubrí después que era una copia de esta anterior.

Según mis informaciones, nadie de los interesados por el tema de la cocina o los medicamentos se había referido antes a esta copia del libro que poseía el Sr. Abdellatif Echarii y con la que se presentó al Premio Hassan II de manuscritos en 1970 y ganó gracias a ella el primer premio. Y, por cierto es mi vecino y conocido en la cofradía abasí en Marrakech, donde se encuentra el mausoleo Sidi Abi Al Abbas Essabti.

Decidí entonces estudiar el manuscrito con una precisión científica ya que estaba ante dos copias que nos permitían cotejarlas y puesto que lo que publicó Miranda no fue un estudio crítico sino más bien una copia del original con algunos recortes al principio y al final, tal como podrá comprobar el lector a través de esta comparación.

Abdelghani Abu Al Azm.

“Anua’ assaidala fi aluan al at’ima” publicaciones del Centro de Estudios Al-andalus y Diálogo de civilizaciones; Ed. Annajah El Jadida, Casablanca, 2003.