La época de los gobernadores en al-Andalus es una de las eras fundamentales en la historia de al-Andalus ya que representa el primer período en el que los musulmanes ingresaron en este país, se establecieron allí y fundaron su entidad política que duró cerca de ocho siglos. Aunque esta época tan sólo duró medio siglo, es el primer pilar sobre el que reposan las diversas organizaciones sociales que identifican la sociedad andalusí, a lo largo de todo el período de presencia musulmana en el territorio, y contribuyó al desarrollo del pensamiento político, administrativo y económico de este país donde se desarrolló la más noble civilización humana bajo el dominio de los musulmanes.

La mencionada época comenzó con el retorno de los líderes Musa b. Nusair y Tariq b. Ziad tras haber finalizado la conquista de la mayoría de las regiones de la península Ibérica en 95 H. / 714 d.c., y dejando al mando del país Abdulaziz b. Musa. Le sustituyeron una veintena de gobernadores que reinaron en nombre del califato omeya de Oriente. Administrativamente, estaban subordinados al Estado de Afriquia, la actual Túnez, con sede en Qairuán.

A pesar de que esta época conoció excepcionalmente una fuerte actividad militar musulmana fuera de la Península Ibérica, alcanzando las montañas del Pirineo y llegando hasta prácticamente París, las condiciones políticas en general no fueron estables debido a las diferencias que hubo entre los primeros musulmanes establecidos en la zona.

La mencionada inestabilidad política en la región fue aprovechada por el príncipe Abderrahmán I a su favor, ingresando en al-Andalus tras la caída del estado omeya en Oriente. Y en 138 H. / 756 d.c., logró establecer un estado fuerte y coherente sobre los restos de la época de los gobernadores.

Abdelouahed Du Nun Taha, Estudios andalusíes, Ed. al-Madar al-Islami, 1° edición, Beirut.  

 دراسات أندلسية، الأستاذ الدكتور عبد الواحد ذنون طه، الناشر، دار المدار الإسلامي،  الطبعة الأولى ، بيروت – لبنان