A pesar de su número reducido, los saqaliba (الصقالبة, esclavos cristianos) desempeñaron un papel importante en al-Andalus; algunos consiguieron ocupar puestos importantes dentro de la sociedad, otros lograron acumular riquezas considerables comprando tierras y bienes, y otros, incluso fueron capaces de formar emiratos durante las época de las Taifas, entre los más importantes figuran el emirato de Ibn Mujahid Al-amiri. Por otra parte, no se disolvieron dentro de la sociedad; tuvieron su propia entidad hasta tal extremo de aferrarse algunos al populismo tal como fue el caso de Ibn Garsía quien escribió su famosa epístola realzando a los saqaliba frente a los árabes y desafiando a estos últimos. Lo que condujo la sociedad andalusí a odiarlos y a repudiarlos y a exteriorizar sus sentimientos hacia ellos.

Durante la época almorávide, la palabra saqaliba desapareció de la mayoría de las fuentes históricas y fue sustituida por otros vocablos como “ar-rum” (الروم), “al-hacham” (الحشم), “al-‘uluy” (العلوج), etc. Un cambio que probablemente se deba al cambio de región de donde procedían. ahora provenían de los reinos cristianos de al-Andalus sobre todo Castilla y Aragón. A pesar de ello, algunos estudiosos siguieron usando la palabra saqaliba.

En este contexto, algunos especialistas plantearon la cuestión de su llegada a Marruecos y a al-Andalus en el período de los almorávides, durante el reinado de Yussuf  b. Tashafin o su hijo Ali, una problemática que suscitó la contradicción entre fuentes bibliográficas hasta tal punto de dejar perplejos a los estudiosos del tema quienes no dieron con una respuesta tajante en sus investigaciones; mientras que otros confirmaron la llegada de los saqaliba en tiempos de Yussuf b. Tashafin.

Personalmente, opino que se deberían de estudiar nuevamente los documentos, a la luz del objetivo de su llegada. Es verdad que Yussuf b. Tashafin compró grandes cantidades que llegaron a los 240 según algunas fuentes o 250 según otras, pero su objetivo fue el de fortalecer su personalidad e imponer su prestigio y reinado, según Ibn ‘Udari. Mientras que Ali los utilizó en todas las funciones del Estado, incluyendo la recolecta de los tributos y el comando del ejército hasta tal punto de llegar su número en al-Andalus a 4000, en el año 538 H. De ahí que el autor de Al-hullal al-muchiya (الموشية الحلل) asegure que el primero en darles trabajo fue Ali. Y si tomamos en consideración las palabras de Ibn Jaldún al decir que el Estado en su época de gloria se registra por el papel del ejército mercenario, podemos entender la contradicción que existe entre las fuentes y por lo tanto nos inclinamos hacia la segunda hipótesis.

Mabahitun fi at-tarij al-iytima’i lil magrib wa al-andalus jilala ‘asri al morabitin [= Investigaciones en la historia social de Marruecos y al-Andalus durante la época almorávide], Ibrahim al Kadiri Boudchich, Ed. Dra At-taliaa, Bayrut, 1° Edición.

مباحث في التاريخ الاجتماعي للمغرب والأندلس خلال عصر المرابطين، د. إبراهيم القادري بوتشيش، دار الطليعة، بيروت، الطبعة الأولى.