El consumo de la salchicha es como la nuez, digestivo. Gracias a la trituración de los ingredientes se vuelve de fácil absorción.

Se toma la carne de muslo del cordero y se muele hasta que se vuelva como la nueces y se masa muy bien en un recipiente junto con el aceite, se le añade pimienta, cilantro disecado, espiga y canela; luego se le añade aproximadamente tres cuartas de cebo o grasa cortada previamente en trozos grandes o molida a palos, porque luego se disuelve durante la cocción.

Luego se rellenan con este contenido en porciones grandes o pequeñas según el gusto y con la ayuda de una máquina especial los intestinos, lavados previamente, y se fríen en una sartén.

Una vez hecho, se le prepara una salsa para acompañar con vinagre y aceite y se sirven calientes.

Hay también quienes preparan la salsa a base de agua de cilantro fresco, yerbabuena y el jugo de una cebolla y aceite en abundancia para que se doren. Y es delicioso de ambas maneras.

La cocina en Marruecos y al-Andalus en la época almohade, introducción de Abdelghani Abulazm, Ed. Centro de Estudios al-Andalus y Diálogo de Civilizaciones, 2003.

أنواع الصيدلة في ألوان الأطعمة، الطبيخ في المغرب والأندلس في عصر الموحدين، تقديم وتحقيق ومعجمة، د. عبد الغني أبو العزم، منشورات لمركز دراسات الأندلس وحوار الحضارات،  2003.